Soleado
Temperatura:
21º
Ciudad:
Buenos Aires
sábado 19 de octubre de 2019 | Suscribite
COLUMNISTAS / decisiones
sábado 12 enero, 2019

Parábola de Kim

Bandersnatch, una película interactiva al estilo de los libros “Elige tu propia aventura”, debutó en Netflix hace unas semanas.

por Pola Oloixarac

default Foto: CEDOC
sábado 12 enero, 2019

Bandersnatch, una película interactiva al estilo de los libros “Elige tu propia aventura”, debutó en Netflix hace unas semanas. Combina televisión y videojuego, y la historia exhibe también una amalgama de forma y función: Bandersnatch cuenta, in nuce, la historia de una esquizofrenia. Los usuarios pueden guiar las decisiones del personaje principal, que eventualmente lo nota, se sabe esclavo, se siente dentro de un decorado. Que la realidad no es más que un set de filmación detrás del cual se esconde un Otro sádico es un tropo clásico de fines del siglo XX y la explosión de los medios, aunque lo preceden el genio maligno de Descartes y los gnósticos, que obsesionaban a Philip K. Dick. En Bandersnatch, el sadismo y el morbo del usuario son las estrellas invitadas de la experiencia.

Netflix almacena y analiza todas las decisiones de los usuarios; puede recomendar (y eventualmente producir) contenido según los dicta en las redes sociales. Kevin Spacey, acusado de actos inmorales, y Woody Allen, acusado por su hija Dylan de abuso, tienen legiones de fans que declaran que quieren seguir viendo sus trabajos, aun si se prueba que han cometido hechos deplorables. En la Argentina, los fans de Juan Darthés apelaron directamente a la audiencia: cuando salió la nueva ficción de Calu Rivero difundieron el hashtag #miracomonotemiro.

Más que dictadura, la posverdad tiene algo de Realpolitik: la pelea hace al rating.

Allá por 2003, cuando empezó a circular el video porno casero de Kim Kardashian, Kim fue deplorada y mordió el escarnio de las redes; esto, sin embargo, creó el marketshare de Kim, y sentó las bases de su emporio de morochas con lordosis. Nadie creía que alguien podía hacer una carrera a partir de la deshonra, pero acaso la parábola de Kim puede iluminarnos sobre el cambio en los géneros (de películas).

¿Podrán los “malos” del mundo real ser castigados, y eventualmente redimidos, en la ficción? Dotando a los usuarios de una experiencia interactiva como la Bandersnatch, Kevin Spacey podría sufrir diversas vejaciones a manos de sus espectadores, aunque algunos preferirán las escenas cuando él ejerza violencia. Al final, sería una decisión de la audiencia ejecutar el escarmiento dentro de los parámetros que le conceda la ficción. Cada escándalo, un malo favorito, con reversiones de clásicos recientes “elige tu propia aventura”, como por ejemplo Tu nombre en clave es partuza.


Temas

Comentarios

Lo más visto

RECOMENDAMOS...

Periodismo puro

© Perfil.com 2006-2018 - Todos los derechos reservados

Registro de Propiedad Intelectual: Nro. 5346433 | Edición Nº 4787

Domicilio: California 2715, C1289ABI, CABA, Argentina  | Tel: (5411) 7091-4921 | (5411) 7091-4922 | Editor responsable: Ursula Ures | E-mail: perfilcom@perfil.com | Propietario: Diario Perfil S.A.