Lluvias con tormenta fuertes o moderadas en la región
Temperatura:
21º
Ciudad:
Buenos Aires
sábado 17 de noviembre de 2018 | Suscribite
COLUMNISTAS / Defensora de Género
domingo 4 noviembre, 2018

Libertad, cuerpo y mercado: hablemos de prostitución

.

por Diana Maffia

Oferta sexual. Reflexión sobre un tema que hace grieta profunda en el feminismo contemporáneo. Foto: cedoc

En el suplemento Domingo del 28 de octubre leemos un adelanto del libro Esclavos del dinero, del reconocido filósofo Michael Sandel, donde señala que vivimos una época en que casi todo se mercantiliza. Entre los ejemplos, pone los vientres de alquiler de las mujeres indias, donde la práctica es legal y se paga un precio menor a un tercio de lo que se paga en Estados Unidos.

Necesitamos reflexionar, dice, sobre los límites morales del mercado. O lo que es lo mismo, si hay cosas que el dinero no debe comprar. Porque acceder a los derechos solo por el mercado y el poder del dinero profundiza la desigualdad y genera corrupción (pensemos en la posibilidad de que se resolviera de esa manera la necesidad de un trasplante de órganos).

El mercado no es un distribuidor equitativo de valores fundamentales de la vida social. Pero mucha gente alega, en nombre de la libertad, no solo el derecho a comprar esos bienes sino el “derecho” a venderlos.

El mismo domingo, en el suplemento Cultura, Eugenia Massat realiza una entrevista a Lukas Bärfuss y en una pregunta (de las llamadas “pregunta compleja”, porque en la misma se presupone algo de modo que si se responde se ha aceptado esa presuposición) afirma que el capitalismo sostiene la libertad absoluta de elegir.

Bärfuss responde: "La libertad significa más que poder elegir entre diferentes productos. Deberíamos poder tener la elección sobre las condiciones de nuestra existencia, y no veo que el capitalismo apoye esto".

Extraordinaria respuesta para reflexionar sobre uno de los temas que hacen grieta profunda en el feminismo contemporáneo: el de la prostitución, que algunas personas piden reconocer como "trabajo sexual" para así acceder a derechos, y cuyo ejercicio defienden en nombre de la libertad de decidir sobre el propio cuerpo (frente a la alternativa –siempre mencionada como opción– del trabajo doméstico; alternativa realista para una abrumadora mayoría de mujeres pobres).

Siguiendo a Bärfuss, tal decisión solo puede considerarse libertad si permanecemos dentro de los límites del capitalismo patriarcal; si no vamos a discutir que el 98% de los medios de producción están en manos de varones y solo el 2% en manos de mujeres; si no vamos a considerar que en quien compra un cuerpo o una práctica sexual (en lenguaje mercantil, un “servicio”) y quien oficia como mercancía hay por abrumadora mayoría una sistemática diferencia de sexo; si omitimos que el mercado no ofrece alternativas igualitarias laborales o económicas a varones y mujeres y que los roles de género dan prerrogativas y privilegios que los hombres no quieren revisar y a los que no quieren renunciar.

A Michael Sandel le parecen privilegios que sirven de contraejemplo para la intuición moral el derecho a circular por un carril aliviado de la ruta, o a cazar un animal en extinción, o a que un médico nos atienda el celular los fines de semana, a cambio de un monto diferencial de dinero.

Pero no hay ninguna mención a la capacidad económica diferencial de los varones, que les da el privilegio de obtener satisfacción sexual por parte de mujeres, travestis o trans. Es bajo el capitalismo sumado a los roles de género dictados por el patriarcado que las mujeres optan entre alternativas subalternas y las travestis son leídas como cuerpos para el consumo.

En este sistema obtienen beneficios proxenetas, policías, dueños de prostíbulos, políticos que se financian con sus tributos, protectores judiciales, medios de comunicación que las exhiben y tratan como mercancías disponibles. Solo bajo ese mercado el proxeneta es un “empresario”, el prostituyente es un "cliente" y el sexo es un "servicio".


Comentarios

Lo más visto

RECOMENDAMOS...

Periodismo puro

© Perfil.com 2006-2018 - Todos los derechos reservados

Registro de Propiedad Intelectual: Nro. 5346433 | Edición Nº 4451

Domicilio: California 2715, C1289ABI, CABA, Argentina  | Tel: (5411) 7091-4921 | (5411) 7091-4922 | Editor responsable: Ursula Ures | E-mail: perfilcom@perfil.com | Propietario: Diario Perfil S.A.

Positive SSL Wildcard