Soleado
Temperatura:
21º
Ciudad:
Buenos Aires
miércoles 23 de octubre de 2019 | Suscribite
COLUMNISTAS / PANORAMA / modo electoral
domingo 13 enero, 2019

Fin de zona urbanizada

Tanto oficialistas como opositores ya se lanzaron a la campaña. La incógnita del desdoblamiento.

por Nelson Castro

PRETEMPORADA Roberto Lavagna Foto: DIBUJO: PABLO TEMES
domingo 13 enero, 2019

Las vacaciones se terminaron. La campaña comenzó. La dirigencia política en pleno está con su mente en modo electoral. A eso respondió la reaparición pública de Elisa Carrió en el programa A dos voces y la reunión que tuvo con Marcos Peña en su casa de Exaltación de la Cruz. Por si alguno aún dudaba, quedó claro en los dichos de la diputada en vías de jubilación de los cargos públicos, que no solo no romperá Cambiemos sino que será una pieza clave. No es que la una a Mauricio Macri el amor sino el espanto que, en este caso, tiene nombre y apellido: Cristina Fernández de Kirchner. Es la misma ecuación por la cual el peronismo busca desesperadamente el camino de la unidad: el espanto a Macri.

El renacido protagonismo de Marcos Peña es producto de los menesteres del año electoral. Eso lo apasiona y a eso le dedica  todas sus fuerzas. Es –y no la gestión– lo suyo.

La reunión de la mesa chica –el lunes pasado en la sede del PRO en San Telmo– encabezada por Peña y a la que asistieron el jefe de Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires, Horacio Rodríguez Larreta, el vicejefe de Gobierno, Diego Santilli, el senador y presidente del Consejo Nacional del PRO, Humberto Schiavoni, el secretario general de la Presidencia de la Nación, Fernando de Andreis, el secretario general del PRO y vicepresidente primero de la Legislatura porteña, Francisco Quintana y el secretario de Interior, Sebastián García De Luca. Lo primero que hizo Peña fue exhibir cifras de encuestas sobre el Presidente, en las que se aprecia que tiene una franja similar en imagen e intención de voto. Según esos números, Macri estaría siete puntos por encima de CFK.

Se habló del desdoblamiento en la provincia de Buenos Aires. Ni Peña y De Andreis se mostraron muy convencidos de una idea que no les cierra. Pero no es solo a ellos a quienes les ocurre esto: a Macri tampoco le cierra. Y eso es lo central porque María Eugenia Vidal no va a hacer nada que el Presidente no quiera. De hecho, Vidal es la que tendrá que ver si logra convencerlo.

Cristina: centro del sistema solar, por Gustavo González

Otro de los asuntos principales de la reunión fue la situación en la provincia de Córdoba donde el panorama es bien complejo para el Gobierno. Mario Negri y Héctor Baldassi acordaron integrar una fórmula de consenso para la gobernación. Es un acuerdo que cuenta con el apoyo de Luis Juez que ha anunciado que competirá por la intendencia de la ciudad de Córdoba. Por lo tanto el que quedó afuera es el actual intendente, Ramón Mestre, que parece no tener ninguna intención de bajarse de sus intenciones de dar pelea por la candidatura a gobernador. Ahí los radicales van a tener que jugar porque es una interna entre dos de sus actores. “Hoy, la situación está muy empantanada”, reconoce un funcionario importante del Gobierno. Y ése es un verdadero problema para Macri, quien basó su triunfo en la segunda vuelta de 2015 en la gran elección que hizo en esa provincia.

Unidad. En este gran ajedrez también se encuentra sumido el peronismo. La posibilidad de alcanzar el triunfo tiene una condición sine quanon: la unidad. Y esa unidad hoy se ve lejana. Pero lejana no es lo mismo que imposible. De eso habló Alberto Fernández en la semana.

Cristina y Massa tienen una misma visión sobre lo que hay que hacer en la Argentina”, dijo el ex jefe de Gabinete. La única dirigente que salió a rebatirlo duramente fue la diputada Graciela Camaño. Y esto no es casual: tiene que ver con un cambio de actitud del ex intendente de Tigre que desde hace ya varios meses dejó de lanzar sus dardos contra la ex presidenta para apuntarlos directamente contra Macri.    

Para el Frente Renovador lo primordial es crecer lo máximo posible hasta llegar al momento de definiciones. Lo que se busca es lograr una postura unívoca en la oposición para después definir las candidaturas. Y, a esa hora, lo que contará es cómo llegan los precandidatos. Dependerá entonces si a CFK los números la muestran debilitada o fortalecida.  

Como Cristina es inteligente, no querría volver a ser presidenta​, por Jorge Fontevecchia

En ese tablero, el desdoblamiento de la elección en Buenos Aires es un dato clave. Lo que allí pase puede modificar todo el tablero nacional. CFK ha anunciado que no intervendrá en la confección de las listas ni en el armado de las alianzas que compitan a nivel provincial. Eso puede favorecer la unidad del peronismo y ponerlo a tiro de una victoria. En esa eventualidad, la figura del líder del Frente Renovador  cobraría mayor relevancia. Con lo que exhiben las encuestas al día de hoy, a Massa no le alcanza para ganar, pero, sin Massa, al peronismo tampoco le es posible ganar.        

Money. La economía será clave a la hora de votar. Se asiste a un momento de pax cambiaria. El dólar se estuvo depreciando, y se apreciaron las monedas emergentes, que subieron en su totalidad. Por ejemplo Brasil subió un 4%, sostenido por las políticas de Jair Bolsonaro y su ministro de Economía. Esta estabilidad cambiaria está fuertemente influenciada por el flujo de capitales a Brasil, atraídos por las nuevas políticas comunicadas por su flamante presidente.

Los países emergentes tuvieron una mejora en estos diez días de enero, porque también se tomó nota de que la Reserva Federal de Estados Unidos se tomaría una pausa en su política de aumento de la tasa de interés.
Sobre el futuro, hay dos lecturas bastante disociadas por parte de los inversores, por cuanto los más comprometidos en títulos argentinos en posición compradora, están tratando de inducir a otros para que mantengan esta posición o que incluso la acrecienten. Son los que están pensando que la reelección de Macri estaría afirmando el proceso de cambio de la Argentina.

Confianza. La variable política acá es muy significativa. En la medida que Macri se afiance en las encuestas, o decrezca Cristina, o la Argentina logre consolidar la posición de divisas para el 2020 –dato que es la gran incógnita del mercado– la confianza aumentará.

Si el peronismo (en sus distintas variables) no toma nota de esto, si su discurso es el de sumir a la Argentina en el aislamiento, fracasará.

En medio de esta jungla, se escuchó –después de un largo tiempo– la voz de Roberto Lavagna. “Roberto escucha a todos, pero no promete nada”, se apresuró a aclarar una voz de su cercanía. “Hace falta una propuesta de unidad nacional” dijo –escueto como siempre– Lavagna. Es de lo que –paradojalmente– Mauricio Macri y Cristina Fernández de Kirchner están cada vez más lejos.
 
Producción periodística: Lucía Di Carlo


Comentarios

Lo más visto

RECOMENDAMOS...

Periodismo puro

© Perfil.com 2006-2018 - Todos los derechos reservados

Registro de Propiedad Intelectual: Nro. 5346433 | Edición Nº 4791

Domicilio: California 2715, C1289ABI, CABA, Argentina  | Tel: (5411) 7091-4921 | (5411) 7091-4922 | Editor responsable: Ursula Ures | E-mail: perfilcom@perfil.com | Propietario: Diario Perfil S.A.